viernes, 11 de enero de 2013

Strudel de manzana de la panadería del Museo



Los que siguen este blog habrán leído el miércoles que me interné en los recónditos territorios carrasquenses durante la visita al salón de té Lavender. Al salir de ahí, mis amigas del Joy Luck Club me dijeron que no podía irme de Carrasco sin pasar por la panadería del Museo.  Yo pensé que nada fresco podía salir de una panadería que se llamara Museo. Solo imágenes de panes fosilizados me vinieron a la mente.

Pero la verdad es que mis amigas tenían razón. Allá fuimos a la calle Arocena y de solo entrar me casi me da un episodio diabético. ¡Tanta cosa dulce y rica! ¿Cuál elegir? Había cosas diferentes a otras panaderías, como el stolen, una rosca de almendras que se veía celestial, y el strudel. Todo de inspiración sajona, herencia según dicen de su previa reencarnación como panadería Hamburgo. Me dice mi amiga que la Hamburgo se transformó en la panadería del Museo y que obviamente se quedó con muchas de sus tradicionales recetas.

Finalmente, me decidí por el strudel de manzana que se veía perfecto. Y así volví a casa y corté un pedacito para que El Brazo probara. Y otro para mí. ¡Qué delicia! Estaba fresco, recién hecho. La masa hojaldrada todavía no se había humedecido por la fruta. La manzana estaba dulce y sabrosa y en la consistencia justa: ni muy cruda ni muy reblandecida. La masa estaba cubierta por un baño de azúcar impalpable que le daba un toque suficientemente dulce para balancear la acidez de la manzana. Nos quedamos flotando un rato cual dibujito animado.

Un pedazo fue seguido por otro, y cuando nos quisimos acordar nos habíamos comido todo el strudel en una noche. Der Strudel war deliciesen delicatessen. Kaput en una nochte. (ni intenten traducirlo con Google Translate porque todo es un invento. No se aprende alemán por un solo strudel)

Perrito comiendo migas 


Consumición: 1 strudel  = $ 105

Panadería del Museo
Av Arocena 1978 Montevideo

No encontré página Web ni Facebook


Technorati Claim Token  Q93B2HCCKPHN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada